top of page
Buscar

🪻 LAVANDA

LA LAVANDA,

UNA PLANTA AROMÁTICA Y MEDICINAL



La lavanda es una planta aromática endémica de la costa Mediterránea .


⛑️ SUS PROPIEDADES.

En la composición de la lavanda encontramos un aceite esencial, rico en linalol, alcanfor y cineol, además de ácido rosmarínico, flavonoides, fitosteroles y taninos. Gracias a esta composición, se le atribuyen distintos beneficios:

  • Sedante, reduce la tensión nerviosa, las palpitaciones, los estados de ansiedad, el insomnio y ayuda a controlar la tensión arterial. Se toma en forma de infusión, en gotas de extracto fluido y en tintura disuelta en zumo de frutas. La esencia de lavanda, aplicada en baños o bien en masaje (sienes, espalda, hombros) se considera tranquilizante.

  • Antiespasmódica y ligeramente analgésica y anti neurálgica. Alivia las migrañas, tanto de origen nervioso corno digestivo, las neuralgias, los espasmos musculares, incluidos los asociados a la tensión menstrual, y el dolor de espalda. Se toma en infusión, tintura y también en baños de esencia.

  • Digestiva y carminativa. Ayuda a abrir el apetito, facilita una cómoda digestión y previene la aparición de gases y flatulencias. Alivia la sensación de digestión pesada o o lenta (dispepsias), combate los trastornos hepatobiliares leves y los espasmos gastrointestinales y mitiga las náuseas y mareos. En estos casos se suele recomendar en forma de infusión o tintura (mareos).


  • Antiinflamatoria, antiséptica y moderadamente diurética. Se indica en casos de inflamación o infección de las vías urinarias, como cistitis o uretritis, y para estimular la orina. Se toma en infusión, generalmente combinada con otras plantas diuréticas.

  • Antiséptico y cicatrizante, se indica para aliviar la infección de oído, las úlceras cutáneas, eccemas, herpes y urticarias. Y en forma de gargarismos para aliviar la irritación de garganta en faringitis y laringitis. Se aplica la infusión, la tintura y el aceite esencial, mezclado en aceite vegetal.


👩🏻‍🌾 TIPO DE CUIDADOS.

La Lavanda no solo necesita un sustrato alcalino (o, lo que es lo mismo, con un pH elevado) sino que, además, es fundamental para su correcto crecimiento. En caso de que nuestro suelo sea ácido, tendremos que compensar esa acidez con un sustrato especifico (que tendremos que aplicar de manera recurrente) o, incluso, añadiendo cal para elevar el pH.

Además de hacer que la planta disponga de este tipo de sustrato para crecer, es esencial que la Lavanda cuente con un buen drenaje. Para ello, lo ideal es que le procuremos un suelo arenoso (que facilite la evacuación de agua, evitando que haya cualquier rastro de humedad). Este aspecto es especialmente importante, ya que las raíces de la Lavanda no toleran los encharcamientos en ninguna estación del año pero, especialmente en invierno (época en la que un exceso de agua en las raíces puede congelarlas y matar a la planta).


💦 RIEGO.

Dado su carácter rústico, en la naturaleza la Lavanda soporta incluso las épocas de ausencia de agua. Sin embargo, tendremos que prestarle atención a su pauta de riego especialmente en los meses de crecimiento en los que tendremos que dispensarle un riego moderado. Es importante que la reguemos evitando siempre mojar sus ramas y flores, ya que de hacerlo corremos el riesgo de que en la planta proliferen hongos.

Durante los meses de frío, espaciaremos los riegos y los concentraremos en las horas centrales del día para evitar que, con la llegada de la noche, sus raíces todavía puedan guardar humedad. En los meses de calor, lo ideal es un riego regular una vez a la semana y siempre que el sustrato esté seco antes de hacerlo (si todavía conserva humedad, esperaremos un poco más antes de volver a regar).


✂️ LA PODA

Esto es algo que no debemos confundir con recoger sus flores (si el destino de estas es tener fines decorativos o, incluso, medicinales). Con el comienzo de la primavera o la llegada del otoño (siempre antes o después de la época de floración), lo más recomendable es realizar una pequeña poda que nunca superará la mitad del tamaño de la planta.

Gracias a ella, estaremos estimulando el crecimiento de nuevas ramas pero también de sus flores.

Esta misma tarea la realizaremos en aquellas lavandas que estén dispuestas creando un cierre o bordura, con una pequeña diferencia: además de podarla en altura, tendremos que hacerlo en contorno (con vistas a darle la forma que queramos, y que todo el cierre siga una misma línea estética).


En nuestro vivero estamos encantados de orientarte y facilitarte el cuidado de tus plantas, solo con visitarnos resolverás todas las dudas que tengas sobre el cuidado de tus plantas.




29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page