Buscar

😋 HIGOS CHUMBOS O DE PALA

La espinosa y más deliciosa fruta del cactus



Los paisajes rurales de las zonas más áridas de nuestro país todavía se ven salpicadas de chumberas, a menudo creciendo silvestres o junto a caseríos y viejas viviendas. Cada vez más escasos, los higos chumbos fueron antaño otro de los sabores del verano que muchos recordamos con nostalgia. Poco agraciado y con arisca piel cubierta de molestas espinas, el higo chumbo ha perdido terreno frente a otras frutas más amables, pero que merece la pena reivindicar.


 

Algunos recordarán a los vendedores ambulantes o chumberos, que recorrían pueblos y playas en temporada alta cargados de las maduras frutas conservadas en frío, cual heladero entre veraneantes. Los más expertos deleitaban a los niños al pelar el producto directamente ante los ojos de sus golosos clientes, valiéndose únicamente de un vulgar cuchillo y muchos sin usar guantes, haciendo gala de unas manos curtidas que parecían inmunes a las pinchas.

Qué es el higo chumbo: descripción y características

El higo chumbo es el fruto de la chumbera (Opuntia ficus-indica), también conocida como palera, higuera de pala, higuera de indias, figuera de moro, tuna o nopal. Se trata de una planta arbustiva suculenta de la familia de las Cactaceae o cactus, ramificada y con porte y tamaño muy variable, que es capaz de alcanzar grandes dimensiones en su estado silvestre, superando incluso los cuatro metros de altura.

Se distingue claramente por esas ramificaciones que forman el conjunto de las llamadas palas, artejos planos de forma elíptica (cladodios), verdes, que se unen a la planta mediante un pequeño cuello y que se vuelven más leñosos y duros con la edad.

Esas palas, muy ricas en agua, están especialmente adaptadas para evitar la evaporación incluso en los meses de más calor y bajo la luz solar



Propiedades y beneficios

El higo chumbo natural es una fruta muy rica en agua, fibra y vitaminas, con bajo contenido calórico, aportando entre 40 y 50 kcal por cada 100 g de porción comestible. Es por tanto un alimento muy hidratante, saciante pero ligero, muy adecuado para mantener la hidratación del organismo y regular la temperatura corporal precisamente en verano.

Apenas contiene cantidades anecdóticas de grasas, con presencia de ácidos grasos omega 6 y omega 3, y muy escasas proteínas vegetales. Hay que destacar su aporte de antioxidantes, siendo una buena fuente de vitamina C y folatos, además de minerales como calcio vegetal o magnesio.

Se trata así de un alimento muy beneficioso para todas las edades, como todas las frutas estivales, que gracias a su gran jugosidad y dulzor natural se presenta como una buena alternativa al postre o como tentempié entre horas, que también puede formar parte de desayunos o platos salados. Por su contenido en fibra no es recomendable como alimento antes de la práctica deportiva, pero sí para la recuperación tras el entrenamiento.


Como suculenta la puedes encontrar en nuestro vivero y comenzar sucultivo para disfrutar de su preciado fruto.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo